El compliance o cumplimiento llegó para quedarse. No podía ser de otra manera. Con un mercado altamente conectado y la presencia activa de empresas nacionales —tanto públicas como privadas— y extranjeras en las transacciones, los estándares por el cumplimiento, más allá de lo legal y tributario, es a estas alturas una verdadera declaración de principios para cualquier negocio.

DESCARGAR INFORME